JUVENTUS ELIMINA A ATLÉTICO DE MADRID CON TRIPLETE DE RONALDO

El portugués Cristiano Ronaldo firmó un demoledor triplete ayer para darle al Juventus un triunfo por 3-0 contra el Atlético Madrid y meterle en los cuartos de final de la Liga de Campeones, tras remontar el 2-0 adverso de la ida y sellar una hazaña histórica para el cuadro turinés.

Dos cabezazos y un penalti, transformado en el minuto 86, castigaron la pasividad de un Atlético que salió a defenderse y que terminó quemándose ante el hambre, el carácter y las insaciables ganas de gloria de Cristiano.

El primer aviso tardó menos de 4 minutos en llegar, con un gol correctamente anulado a Giorgio Chiellini por una falta de Cristiano al meta esloveno Jan Oblak. El zaguero había aprovechado un rebote en el área en una acción parecida a la de la diana de José María Giménez en el Metropolitano.

Hubo además un cambio táctico que mezcló las cartas y que aumentó el sufrimiento rojiblanco. El Juventus, saltado inicialmente al campo con un 4-3-3, pasó a un 3-5-2, con el alemán Emre Can que integró la defensa y Leonardo Spinazzola y el portugués Joao Cancelo, que se sumaron al centro del campo, dando más amplitud al juego.

Y, pese al esfuerzo del francés Tomas Lemar y de Koke Resurrección en las bandas, al Atlético le costó cerrar espacios y aún más acercarse al área rival. La presión del Juventus se hacía cada vez fuerte y la resistencia rojiblanca se acabó en el 27.

Bernardeschi centró desde su banda izquierda y Cristiano no dio opción a Juanfran, adaptado en el lateral izquierdo, cabeceó con contundencia y fulminó a Oblak. Era el gol que necesitaba el Juventus para coger confianza, la chispa que encendería aún más sus ganas de gloria.

Un ambicioso intento de chilena y otro testarazo de Cristiano, ambos fuera, avisaban al Atlético de que el pase de ronda todavía estaba lejos de estar adquirido. Así los dos conjuntos se fueron al descanso.

Y la reanudación empezó de la peor manera para los hombres de Simeone. En el 48, otro centro, esta vez de Cancelo, fue cabeceado sin piedad por Cristiano. Oblak paró el disparo, pero cuando el balón ya había superado la línea de meta. El reloj del colegiado indicó la diana y el stadium estalló por segunda vez.

Simeone intentó cambiar la dinámica. Dio paso al argentino Ángel Correa por Lemar, mientras en el Juventus Allegri daba paso al también argentino Paulo Dybala por Spinazzola para tener más circulación de balón.

Y en el tramo final Allegri decidió atreverse, metió al joven delantero Moise Kean, nacido en 2000. El mensaje estaba claro: ir a por el tercero. Una apuesta ganada.

Tras un fallo del propio Kean en un mano a mano con Oblak, Bernardeschi hizo una demoledora progresión en la banda izquierda en el 85 hasta entrar en el área, donde Correa le derribó provocando una pena máxima.

Cristiano,  que este año lleva la elástica “bianconera”. Cruzó con la derecha, engañó a Oblak e hizo tocar el cielo al mundo juventino.