EL ALTO MUESTRA SU RIQUEZA CULTURAL AL RITMO DE MOHOSEÑADA Y TARQUEADA

Con coloridos trajes y al ritmo de la mohoseñada y tarqueada, hombres y mujeres de la ciudad de El Alto hicieron gala de su identidad cultural en el “1er Encuentro Nacional de la Identidad Mohoseñada y Tarqueada de las Naciones y Pueblos  del Estado Plurinacional de Bolivia” que se realizó hoy en el Distrito 8.

Desde el Puente Vela, pasando por la Av. 6 de Marzo hasta la Av. Héroes del Gas, más de un centenar de danzarines autóctonos recorrieron las calles desbordando alegría al ritmo de la armonía de músicos originarios.  

“Estamos celebrando nuestra identidad en el primer festival cultural. Éste es nuestro origen, nuestra identidad y con esta entrada estamos mostrando la unidad y de esto debe aprender todo El Alto, porque históricamente es el primer encuentro de los alteños, familias migrantes de las 20 provincias, de centro mineros y hermanos del interior del país, quien día a día forjan  a la ciudad más joven de Bolivia”, dijo el presidente de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) El Alto, Sandro Ramírez.

Remarcó que las danzas de la mohoseñada y tarqueada que se practican en época de lluvia, deben permanecer en el tiempo y que las practicas no se debe perder, por lo que todos los alteños tienen la obligación de transmitir la identidad cultural de generación en generación.

Del evento participaron presidentes y presidentas de las diferentes urbanizaciones que componen el Distrito 8, autoridades legislativas, concejales y representantes de organizaciones sociales.

La Mohoseñada es una expresión artística ritual ceremonial interpretada en la época del JALLUPACHA, tiempo de lluvia con raíces propias del pueblo Muxsa Marka, del Municipio de Colquiri de la Provincia Inquisivi del Departamento de La Paz, manifestación cultural dedicada a la lluvia principalmente en el mes de febrero.

La Tarqueada es uno de los vehículos de expresión de las creencias e ideales de los pueblos de Bolivia, tiene un significado ritual de súplica, en que sus melodías la recibe de la naturaleza, para pedir clemencia, de la misma naturaleza, para la llegada de la lluvia, o cualquier otro fenómeno climático que afecten a las cementeras.