Argentina grita ¡Mar para Bolivia!

El presidente Evo Morales proclamó el martes en la ciudad de Paraná que la reinserción marítima boliviana es cuestión de "integración de Sudamérica", al acoger el coro de "¡mar para Bolivia!" desprendido espontáneamente del auditorio de la universidad nacional de la provincia argentina de Entre Ríos.

"El mar para Bolivia es integración para Sudamérica", dijo al afirmar que más allá del derecho nacional boliviano de una salida soberana al mar, "la unidad es muy importante" para la región.

La afirmación del mandatario boliviano se registró en medio de su discurso en el auditórium de la Universidad Nacional de Entre Ríos, en la ciudad de Paraná, luego de escuchar que, de manera insospechada, estudiantes y profesores coreaban "¡mar para Bolivia!", "¡mar para Bolivia!", "¡mar para Bolivia!".

El mandatario boliviano planteó entonces una digresión a su alocución y dijo que tanto la centenaria reivindicación marítima de Bolivia como el reclamo de Argentina sobre las Islas Malvinas en poder de Inglaterra, planteaban una cuestión a la unidad sudamericana.

El episodio, uno de los más emotivos del acto en que Morales recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Entre Ríos, se registró en el umbral de la 46 Cumbre del Mercado Común del Sur, que sesionará el miércoles en Paraná, donde el bloque prevé designar a Bolivia miembro pleno de la unión que implica a los fundadores Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y a la recientemente incorporada Venezuela.

También el mismo día en que Chile calificó de "intromisión inaceptable" la declaración de apoyo a la causa marítima boliviana formulada el lunes en Cuba por la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América.

Bolivia demanda a Chile, ahora último por la vía judicial planetaria, la Corte Internacional de Justicia en La Haya, una salida soberana al mar Pacífico que perdió cuando la milicia chilena invadió su entonces puerto de Antofagasta en 1879.

Hace casi 140 años Bolivia perdió a manos de Chile todo su litoral, 400 km de costa y 120.000 km2 de territorios ricos en mineral.

El coro escuchado en el claustro universitario entrerriano es la calca de aquél que se escuchó el 10 de marzo de 2006 en un coliseo deportivo en Santiago de Chile y también en marzo último cuando Morales asistió a la investidura de la presidente Michelle Bachelet.

Morales, que el 22 de enero que viene inaugurará su tercer manato consecutivo, refirió con cifras, en medio de matices y muy buen talante, el momento boyante que atraviesa la economía de su país.

Estableció de crucial su decisión, el 1 de mayo de 2006, de nacionalizar los hidrocarburos que desde 1994 hasta ese día permanecieron en manos de 21 multinacionales petroleras.

El auditorio, del que formaba parte el gobernador de Entre Ríos, Sergio Urribarri, devolvió con cerradas ovaciones los conceptos del gobernante indígena de Bolivia, donde en los últimos 9 maños 2 millones de bolivianos salieron de la pobreza.

La Universidad Nacional de Entre Ríos reconoció al líder boliviano su trayectoria en la defensa de los derechos humanos del pueblo boliviano.

También el "reconocimiento histórico de las diferentes culturas aborígenes de Bolivia integradas al gobierno" de La Paz, según el embajador boliviano en Argentina, Liborio Flores.