DONALD TRUMP KIM JONG-UN EN HISTÓRICO ENCUENTRO BILATERAL EN SINPAGUR

En un escenario completamente impensado hace unos meses, Donald Trump y Kim Jong Un hicieron historia esta noche al estrechar sus manos a las 21:04 en el inicio de una cumbre en Singapur que podría derivar en la desnuclearización de la península, un anuncio de paz y la normalización de las relaciones entre Washington y Pyongyang. “Es un gusto conocerlo”, le dijo Kim a Trump, en inglés.

El convenio replica la fórmula que ya acordó Kim Jong-un con su homólogo surcoreano Moon Jae In en abril y dice que Corea del Norte se compromete -sin otorgar ningún tipo de fecha límite- "a la completa desnuclearización de la Península de Corea", la fórmula que siempre ha usado Pyongyang para ofrecer desmantelar su programa atómico pero sólo si EEUU elimina el "paraguas nuclear" que mantiene en torno a Corea del Sur, algo que Washington siempre ha rechazado de plano.

A cambio, Trump prometió "garantías de seguridad" para el estado norteño también sin especificar de qué tipo.

El escrito habla de establecer "nuevas relaciones" entre las dos naciones destinadas a conseguir "la paz y la prosperidad", "construir un régimen de paz en la Península" y el "inicio de un nuevo futuro".

El último apartado de la redacción incluye el compromiso de continuar la recuperación de los restos de los militares estadounidenses desaparecidos durante la guerra de Corea (1950-53).

Para Kim Jong Un se trata de un "acuerdo histórico" que "deja el pasado atrás". Trump aseguró que se trata de un pacto muy "exhaustivo" y dijo que el proceso de desnuclearización norcoreano comenzará "muy pronto".