LA EMPRESA ESTATAL DE TRANSPORTE POR CABLE “MI TELEFÉRICO” PRESENTA UN RECORRIDO MÁGICO, LLENO DE TRADICIÓN, CULTURA Y ARTE.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie y pantallaEl Proyecto de Revalorización del Patrimonio Orureño en el Teleférico Turístico Virgen del Socavón ya está listo y tiene el objetivo de potenciar el atractivo de la ciudad y rendir un homenaje a los mitos y leyendas de la danza de la diablada, una de las más icónicas del Carnaval de Oruro.

 

La intervención cultural incluye grandes murales y esculturas, además de una sala de exposición cronológica de máscaras de diablo en las dos estaciones del teleférico turístico y que ya se encuentra a disposición de los visitantes, antes del primer convite del Carnaval 2019, que marca el inicio de las actividades relacionadas con la festividad más grande de la ciudad orureña.

El trabajo estuvo a cargo del reconocido artista plástico orureño Wilson Zambrana, quien recibió la colaboración de cuatro talentos de Oruro y La Paz: Ramiro Zambrana, Daniel Oporto, Freddy Huchani y Álvaro Álvarez. El contenido histórico del proyecto tuvo la colaboración del historiador Fabrizio Cazorla.

ESTACIÓN DEL SOCAVÓN: UN PASEO POR EL INFIERNO

Para conocer la danza de la Diablada, los visitantes del Teleférico Turístico Virgen del Socavón inician un recorrido por la lucha entre el bien y el mal. Este mágico viaje comienza en la estación del Socavón, ubicada en la Plaza del Folklore, lugar donde los visitantes reciben la bienvenida del Huari (el diablo dueño de las minas). 

Dentro de la estación, las cuatro plagas, el sapo, las hormigas, el lagarto y la serpiente, de la famosa leyenda del Huari y los Urus se ven reflejados en distintas franjas artísticas en la estación. Ya arriba, en el sector de abordaje, los visitantes transitan por un ambiente de lava y llamas de fuego que emula el infierno custodiado por la gran escultura de una máscara de diablo, que vigila el accionar de siete demonios, representando a los Pecados Capitales, quienes invitan a subir a las cabinas para emprender el viaje al cielo.

Una vez que los visitantes llegan a la estación de la Virgen, a mano izquierda se encuentran con el personaje de la Ñusta en plena batalla contra las cuatro plagas. La serpiente, que llega hasta la parte inferior del andén, se encuentra cercenada y petrificada, como las demás malévolas, según la leyenda. 

De frente, se aprecia el imponente mural de una nueva lucha entre el Bien y el Mal, protagonizada entre el Arcángel Miguel y Lucifer. Estos murales son custodiados por una imponente escultura del Arcángel de la famosa danza.

Exposición de máscaras de la Diablada 

La estación de la Virgen alberga una sala de exposición de 14 máscaras de la Diablada de distintas épocas, desde 1900 hasta la actualidad, 10 de diablos, una de Lucifer, una de China Supay, una de Cóndor y una de Ángel.

Este ambiente relata y ayuda a contextualizar una parte del maravilloso Carnaval de Oruro, declarado por la UNESCO como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. 

Algunas caretas son originales y otras réplicas exactas. El trabajo fue hecho a mano por famosos artesanos orureños, como Germán Flores (†) y René Flores (†). El principal material utilizado fue yeso.

De esta forma, Mi Teleférico brinda un espectáculo en homenaje a la cuna del folklore de Bolivia, el cual es admirado a nivel internacional.